Mi vida querida de Alice Munro

Hace un par de días terminé “Mi vida querida” de Alice Munro  y  la verdad es que me llevé una sorpresa bastante agradable con este libro.

Tuve que leerlo por cuestiones académicas y, para ser honesta, la idea no me motivaba del todo porque ya había leído otro libro de Alice Munro y no me había gustado mucho. En esa oportunidad, me pareció que si bien Munro construía historias interesantes, siempre faltaba algo en el final. Había algo en cómo terminaban sus relatos que me dejaba un poco decepcionada y deseando que pasara algo más. Quizás, quedaba a la espera de un twist que le diera un final más acabado y positivo a sus narraciones. Supongo que tengo más arraigado de lo que me me gustaría el “final feliz” de los cuentos de Disney.

Por lo tanto comencé a leer “Mi vida querida” con ese prejuicio pero, para sorpresa mía, mi percepción de su narrativa fue cambiando radicalmente. En algunos casos me siguió chocando el final abrupto de algunos de sus cuentos. Sin embargo, llegué a comprender que eso se debía al tipo de historias que Munro intenta plasmar.

En general, la mayoría de las historias que componen “Mi vida querida” hablan sobre relaciones humanas y, sobre todo, de la vida de mujeres que intentan luchar con los modelos que la sociedad le has impuesto. Por lo tanto,  no es de extrañarnos que nos encontremos con mujeres que abandonan sus hogares y familias para alcanzar otros rumbos y horizontes. Sin embargo, en la mayoría de los casos, éstas se ven obligadas a afrontar las consecuencias de sus actos por vivir la vida transgrediendo las convenciones.  Por lo tanto, son historias más bien tristes donde los personajes se frustran ante las vueltas que ha dado la vida.

Además, el tema del viaje es un elemento recurrente en la mayoría de las historias de la autora canadiense. Si uno analiza cada uno de los relatos, prácticamente todos abarcan el tema del viaje desde alguna perspectiva, pues los personajes de Munro son individuos en constante movimiento, que no pueden estar mucho en un lugar sin sentir la necesidad de salir corriendo de ahí.

Uno de los aspectos que más disfruté de Mi vida querida, y lo que lo distingue de los otros libros que Munro ha publicado, es que además de los 10 cuentos, incluye 4 relatos de carácter autobiográfico. En ellos la escritora retrata aspectos de su infancia, del entorno que la rodea, de la figura de su madre y cómo las convenciones sociales son algo importantísimo para ella. Estas historias, son ventanas que nos permiten comprender un poco más las obsesiones literarias de la autora canadiense.

Rating: 4/5 estrellas