Kitchen de Banana Yoshimoto

Hoy terminé de leer Kitchen (1986), la primera novela de la escritora japonesa Banana Yoshimoto o, mejor debería decir, de Mahoko Yoshimoto, ya que ese es su verdadero nombre. El otro es sólo un seudónimo que, según leí por ahí, adquirió debido a que suena intencionalmente andrógeno.

Si hubiese que calificar de alguna forma el libro de Banana Yoshimoto, habría que comenzar diciendo que éste es, por un lado, una nouvelle (Kitchen) y, por otro, un relato (Moonlight Shadow). El primero narra la historia de Mikage y Yuichi, personajes que por diversas circunstancias terminan encontrándose y compartiendo un destino similar. Por otro lado, la segunda historia narra la vida de Satsuki y cómo un suceso sobrenatural termina devolviéndole la calma en su vida.

Si bien ambos  textos están compuestos por historias y personajes distintos, comparten un hilo conductor que termina siempre siendo la muerte.  Por lo mismo, ambos relatos abordan el tema del duelo, de la pérdida de un ser querido (ya sea un familiar o un novio) y meditan sobre lo que significa esta pérdida y cómo se enfrentan estos acontecimientos. En general, los personajes de Yoshimoto experimentan la soledad en todas sus formas, impidiéndoles seguir con sus vidas y sobrellevar las tragedias que han enfrentado. Sin embargo, el destino, de una u otra forma, se encarga de ponerlos frente a personas que terminan haciendo dicha carga un poco más soportable. Con Kitchen es inevitable reflexionar sobre el absurdo de la vida, sobre el dolor y cómo intentamos tolerar este.

En general, el libro tiene historias bien construídas, es entrenido y se lee rápido. Sin embargo, siento que le faltó algo para que fuera completamente de mi agrado. No estoy segura qué fue, pero a ratos me pareció que el lenguaje y las expresiones eran un poco cliché. Quizás habría que atribuir esto a la traducción, no lo sé.